El Gran Título

La Puerta del Sutra del Loto: El Gran Título

La Segunda Puerta de nuestro Zen de las Tres Puertas es la Puerta del Sutra del Loto. Consiste en la recitación del Gran Título (Odaimoku): Namu Myoho Renge Kyo.

El Sutra del Loto dice “mantener, leer, recitar, copiar y exponer este Sutra, aún una sola frase, y los méritos que usted recibirá son inmensurables.” Qué promesa, una promesa firme basada en la Ley de Myoho Renge Kyo.

El poder del Gran Título sólo puede ser descrito como un misterio cuya misteriosa naturaleza trasciende, y a la vez interpenetra el mundo en el cual vivimos.

Ha habido muchos intentos de describir el significado de este “Antiguo Ritmo”, y aún, debido al lenguaje, se fracasa miserablemente en captar la esencia. Es verdad que la única manera de adquirir la comprensión esencial del Odaimoku es recitarlo uno mismo.

Significado

Namu: Honrado sea
Myoho: Dharma Maravilloso
Renge: Flor de Loto
Kyo: Sutra

Se traduce como en inglés y guaraní, de atrás para adelante: “Honrado sea el Sutra de la Flor de Loto del Dharma Maravilloso”, también podemos decir:

Castellano: “Namo Sutra del Loto” (Namo Su-tra del Lo-to)

Sánscrito: “Namas Saddharma Pundarika Sutra”
Chino: “Namo Miao-Fa Lien-Hua Ching”

El Odaimoku puede describirse como el camino a la iluminación dentro de este último día de la ley del Buda (Era de Mappo). Lo que puede ser asombroso para algunos e incluso increíble para otros es que esta pequeña frase pueda hacer tanto cuando es abrazada con sinceridad e integridad.

Nichiren Shonin reveló el Odaimoku, “Namu Myoho Renge Kyo,” para nosotros hace más de 750 años.

En las penumbras previas al amanecer del 28 de abril de 1253, había un monje en la cumbre del Monte Kiyosumi, en la prefectura de Chiba, Japón. Mientras el sol comenzaba a aparecer por el cielo del este en su primer resplandor dorado, él recitó “Namu Myoho Renge Kyo” por primera vez,  inaugurando la práctica del Gran Título. Eso fue el resultado de sus veinte años de estudio sobre el Budismo en Kamakura, Kyoto y Hiei.

Recite Namu Myoho Renge Kyo con todo su corazón y comprobará que lo prometido es verdad.

Namu Myoho Renge Kyo

_((*))_
H.S.