Quién es El Buddha

El Buddha histórico nació hace unos 2500 años en el año 463 A.C. como príncipe de un pequeño reino en lo que hoy es el sur de Nepal. Su nombre era Siddharta Gautama. El príncipe Siddharta creció en el lujo, sin salir nunca del palacio. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de su padre por no exponerlo a las duras realidades de la vida, el príncipe eventualmente se sintió insatisfecho de vivir dentro de los confines del terreno real.

Siddharta decidió salir y experimentar la vida fuera de los muros. Pronto encontró a un hombre viejo. Esto lo conmovió profundamente pues nunca había visto algo así. Él le preguntó al conductor de su carruaje qué problema tenía ese hombre. El cochero le explicó la vejez y le dijo: “Esto nos llega a todos.” A continuación vio a un hombre devastado por la enfermedad. Luego vio un cadáver rodeado por familiares y amigos en duelo. Cada vez el conductor le explicaba: “Esto nos llega a todos.” Finalmente vio a un hombre sagrado errante. Su cochero le dijo que este hombre había abandonado su vida ordinaria y estaba en la búsqueda de la paz y el final del sufrimiento de la vida. Siddharta supo que éste sería el camino que seguiría. Decidió que en vez de ser un conquistador de reinos terrenales vencería al sufrimiento en sí. Esa misma noche dejó el palacio y se convirtió en un monje.

Por seis años Siddharta vivió una vida de disciplina severa y autonegación. Él esperaba que esas prácticas le darían la percepción profunda que necesitaba para hallar su respuesta. Después de seis años su cuerpo estaba tan debilitado que estaba cerca de la muerte; pero no estaba más cerca de su objetivo que cuando comenzó. Él realizó que la autonegación era un impedimento para la iluminación, tanto como lo era la autoindulgencía. En ese momento comprendió el valor del Camino Medio. Tal como una cuerda de guitarra no debe ser ajustada demasiado fuerte o demasiado débil para estar afinada apropiadamente, la práctica espiritual no debe ser demasiado laxa ni demasiado severa para ser efectiva.

Después de recuperar su salud se sentó en meditación bajo una higuera. Él limpió de su mente todas las distracciones e inhibiciones inconscientes. Revisando su propia vida ganó una profunda percepción sobre la condición humana. Él consideró los eventos en sus vidas previas como las causas y condiciones que lo habían traído al momento presente. A continuación examinó las vidas de todos los seres sintientes y vio cómo sus vidas eran gobernadas por las causas y condiciones que ellos mismos habían puesto en movimiento. Él llegó a comprender la cadena de causaciones en sí misma – cómo todas las cosas vienen a la existencia y cómo los seres sintientes forjan sus propios destinos. Él vio que todos los seres sintientes sufren el ciclo de nacimiento y muerte, atrapados por su persecusión ignorante de sus deseos egoístas. Siddharta realizó que todo el sufrimiento era debido a una comprensión errónea de la naturaleza de la realidad. Mientras acababa la noche y salía el sol, Siddharta despertó a la realidad última. Él se convirtió en un Buddha, o “Despierto”. Desde ese momento fue llamado el Buddha Shakyamuni (“el sabio del clan Shakya”).

Por compasión decidió compartir esa profunda percepción con toda la gente. Durante los siguientes cuarenta años el Buddha viajó a través de la India, enseñando a la gente de acuerdo a su habilidad para comprender. Gradualmente, él elevó su nivel de comprensión hasta el punto en que estuvieron listos para recibir su enseñanza más alta, el Sutra del Loto. El Buddha enseñó el Sutra del Loto durante los últimos ocho años de su vida. Él murió pacíficamente en un bosque en el año 383 A.C. a la edad de 80 años.

Comments are closed.